IPIALES > "Ipiales Times" | Fotos | Turismo | Indice | Directorio Web | Noticias de Ipiales | Gente-Ipiales

      VIDEOS 


 LITERATURA  -  IPIALES  /AC-F

IPIALES, NARIÑO, COLOMBIA


2007

 

PIONEROS DE LA AVIACIÓN EN EL SUR DE COLOMBIA
Por J. Mauricio Chaves Bustos
Investigador


Creo oportuno, y grato además, traer a colación sendos artículos periodísticos publicados hace ya varias décadas en nuestros periódicos nacionales, los cuales nos hablan de los inicios de la aviación en Colombia. Recordar a aquellos que abrieron los surcos azules de nuestros cielos es una manera de decir gracias a quienes con valentía y coraje se enfrentaron a lo nuevo y a lo desconocido.

En el articulo titulado UN VUELO A LA FRONTERA ECUATORIANA, vemos como son los mismos pilotos quienes narran todas las peripecias que tuvieron que afrontar para ir tejiendo la red de rutas que ahora son de diario trajín por nuestros pilotos, convirtiéndose en una verdadera crónica de viaje, puesto que con ameno y suscitado estilo el narrador no sólo nos explica los pormenores técnicos del viaje, sino que hace también un detenido estudio sociológico de los lugares que visitaron, por allá en los años 30. Es de maravillarse como en aquellos aparatos aun experimentales, estos valientes titanes del aire emprenden un viaje que aun hoy es motivo de asombro y que requiere tino y conocimiento, pues la geografía del verde y fértil Nariño, aun por aire, sigue siendo una barrera infranqueable para muchos; precisamente en la revista LETRAS #9,de noviembre de 1943, el periodista Rafael Eraso Navarrete escribe: “.... En los primeros años, los aeroplanos de tipo ligero no alcanzaban a inquietar el orbe. El funcionamiento era limitado, con servicio casi sin importancia y en su mayor parte experimental. Las pistas de aterrizaje no requerían extenso campo; era suficiente un terreno plano para una carrera de 200 metros. La carga era reducida y sus motores de escasa fuerza para largos vuelos”. Y es respecto a este departamento en donde nuestros argonautas se detienen con emoción y encanto, ya que encontraron una tierra prodiga, llena de gentes cultas y emocionadas por todo aquello que implique a la Patria, como ellos mismos lo manifiestan; quién puede negar que con este viaje muchos chiquillos, de aquellos que esperaban con ansia la llegada de aquellos aparatos que se atrevían a profanar el cielo que hizo llorar a Bolívar, iniciaron su sueño de imitarlos para convertirse luego en los reconocidos Pilotos que el Departamento de Nariño ha aportado a la Aviación colombiana.

El segundo articulo titulado EL ARRIBO DE LOS AVIADORES, publicado en Pasto, posee la riqueza y el encanto que suscita en los habitantes de Nariño la llegada del aeroplano a estas tierras, tanto así que es capaz de arrancar de uno de ellos un hermoso poema dedicado a aquel aparato que hizo realidad el sueño del hombre de todos los tiempos, aquel sueño que desvelo a mentes tan egregias como la del inmortal Da Vinci: el avión; este diciente articulo viene acompañado por dos fotos, una del aeródromo improvisado en Pasto, y otra foto del Capitán Lema Posada; además demuestra la gratitud del pastuso y de los aviadores, pues los capitanes antes mencionados visitan por segunda vez la fértil tierra nariñense.

Luego traigo apartes de un articulo publicado a inicios de la década de los cuarenta, también en Nariño, con motivo de la construcción del Aeródromo de la ciudad de Pasto, poniendo a prueba nuevamente el ingenio del nariñense para romper las murallas que por tanto tiempo los separaron del resto del país, y nuevamente surge el romanticismo del habitante de estas tierras con un poema dedicado a aquellos que son capaces de surcar los cielos y permitir que otros disfruten también de su coraje, a los Aviadores.

Espero que esta pequeña compilación de artículos sirva para homenajear nuevamente a los pioneros de la aviación en Colombia, y cuyo coraje sigue cruzando los verdes cielos del indomable Nariño.

LA SEMANA RELIGIOSA

AÑO VII - POPAYÁN, Noviembre 5 de 931 - Serie XXXVI #362
Dir. y Adm. HERNANDO CARDENAS
- PAGINA 3ª

UN VUELO A LA FRONTERA ECUATORIANA

Importante relación del reciente raid de los aviadores colombianos Lema Posada, Esguerra y Lievano.

I

<< Capitán Arturo Lema Posada. Nació en Medellín el 30 de mayo de 1908, entre sus muchas y admirables ejecutorias se le recuerda por haber sido el primer general del aire en Colombia. En 1926 se incorporo a la aviación militar en la escuela de Madrid. Fue comandante de las bases de Buenaventura, Cartagena y palanquero y de la escuela militar de aviación en el guabito comandante de nuestra aviación militar en 1941.

1455 kilómetros recorrieron en el termino de 11 horas y 47 minutos los pilotos militares Capitanes Arturo Lema Posada, Ernesto Esguerra y Teniente Abraham Lievano en su reciente raid por los departamentos del Sur de Colombia según declaraciones hechas por ellos mismos a un reporter de “Prensa Asociado Colombiana” (Pasco), después de obtener el premio del Señor Ministro de Guerra. Los tres valientes pilotos realizaron felizmente tan peligroso viaje, cuyos detalles refieren en la siguiente forma:

EL RECORRIDO

La escuadrilla salió del campo de aviación de Madrid el martes 9 de junio y regreso el martes 7 del mes siguiente, después de haber hecho escala en Cartago, Buga, Palmira, Cali, Popayán, Pasto, Cumbal, Ipiales, Altamira y Neiva. El recorrido de los aviones fue el siguiente:

Madrid – Cartago, 200 km, en 1 hora y 30 minutos. Cartago – Buga, 49 km, en 22 minutos. Palmira – Cali, 25 km, en 10 minutos. Cali – Popayán, 115 km, en 50 minutos. Popayán – Pasto, 170 km, en 1 hora, 36 minutos. Pasto – Cumbal, 70 km, en 40 minutos. Cumbal – Ipiales – Pupiales – Carlosama – Aldana y otras poblaciones cercanas a la frontera con el Ecuador, 120 km, en 1 hora. Cumbal – Pasto, 70 km, en 40 minutos. Pasto – Altamira, 110 km, en 50 minutos. Neiva – Madrid, 240 km, en 1 hora, 30 minutos. En total, recorrimos 147 kms en 11 horas y 47 minutos de vuelo.

LA PRIMERA ETAPA

En nuestra primera etapa, hicimos un bello viaje hasta Ibagué. De allí en adelante perdimos de vista la tierra, y tuvimos necesidad de remontar la cordillera a 5.600 metros de altura, es decir 200 metros sobre el Nevado del Tolima, que presentaba un aspecto bellísimo. De Cartago fuimos en automóvil hasta Pereira, por invitación del Concejo Municipal, la sociedad y los Oficiales del Ejercito. Desgraciadamente no encontramos un campo apropiado por el momento para el aterrizaje, por este motivo no pudimos llegar en avión hasta aquella ciudad. El trayecto más agradable de nuestro recorrido fue el que hicimos sobre el Valle del Cauca, con un tiempo hermoso desde Cartago hasta Popayán. En el viaje de Popayán a Pasto tuvimos que volar sobre nubes y solamente pudimos ver la población de Dolores. Esta fue una verdadera navegación aérea, valiéndonos de los instrumentos científicos de nuestros aparatos y sin ver tierra. El viaje que hicimos sobre la Frontera cerca con el Ecuador, fue también muy agradable. El panorama que se ofrecía a nuestros ojos no podía ser más bello. Los volcanes Galeras y Cumbal en erupción y los volcanes Chiles y Azufral cubiertos de nieve. El Galeras tiene una altura de 4.600 metros sobre el nivel del mar, y la columna de humo se elevaba a 1000 metros sobre el cráter.

EL ATERRIZAJE EN UNA CALLE DE PASTO

Al llegar a Pasto por primera vez aterrizábamos en un campo que se nos había preparado en la pequeña población de Nariño, situada a 20 Km de la ciudad aproximadamente. Pero los habitantes de la ciudad de pasto nos pidieron que efectuáramos algunas maniobras sobre la población y tuvimos que complacerlos, a pesar de las malas condiciones atmosféricas. Es muy difícil volar en aquellos lugares, porque las corrientes encontradas dificultan de una manera extraordinaria las maniobras. Pasto se encuentra en el centro del macizo de la cordillera, 3.200 metros de altura. Y rodeada de montañas. A pesar de esto, volamos y conseguimos hacer un aterrizaje, en una de las calles de la ciudad, cerca del cuartel. También en Popayán tuvimos necesidad de aterrizar en una calle, a 200 metros del centro aproximadamente.

II

EL VIAJE DE REGRESO

El viaje de regreso fue más emocionante todavía. La etapa de Pasto a Altamira en el Departamento del Huila, fue la mas dura y peligrosa de nuestra raid. Nadie había efectuado antes que nosotros este emocionante vuelo, y aquella ruta no era conocida. Tuvimos necesidad de atravesar el macizo de la cordillera, a 6.200 metros de altura, remontándonos a muchos metros sobre los más altos picachos de las montañas.

UNOS MINUTOS DE INTENSO PELIGRO

En este trayecto tuvimos unos minutos tal vez 40 de intenso peligro, nos vimos rodeados de nubes y tuvimos necesidad de volar en medio de ellas, sin poder divisar tierra y sin alcanzar a ver siquiera las alas de nuestros aparatos. Nos perdimos de vista unos de otros y a la angustia por nuestra suerte y la de nuestros mecánicos se unía la que sentíamos por el compañero. La fuerza del viento hacia crujir el maderamen de los aviones en forma alarmante, y en muchas ocasiones corrimos el peligro de estrellar un aparato contra otro, o de chocar contra los picachos de la cordillera. Puede decirse que salimos milagrosamente de este peligro. En Altamira nos demoramos para proveernos de gasolina y aceite y, para estrenar un campo que se nos había arreglado expresamente. De allí hasta Neiva no hubo inconvenientes, y en la ultima etapa de Neiva a Madrid, nos acompaño nuestra asombrosa buena suerte, porque media hora después de haber pasado sobre la ultima cordillera, las nubes cerraron el paso. Treinta minutos de retraso y habría sido preciso devolvernos.

LOS AGASAJOS

Desde nuestra etapa en Cartago, fuimos agasajados en forma inmerecida. En todas partes recibimos múltiples atenciones por las cuales estamos muy agradecidos. Queremos que la agencia “Pasco” haga llegar a todos nuestro profundo agradecimiento. En las ciudades de Cali, Popayán, Pasto y Neiva, salieron a recibirnos los Señores Gobernadores de los Departamentos, la sociedad, las autoridades y los habitantes todos de las poblaciones en donde aterrizamos, hicieron cuanto estuvo a su alcance por atendernos. Los Oficiales de las guarniciones fueron para nosotros como hermanos.
Pero en donde las atenciones llegaron al máximo, fue en el Departamento de Nariño. Hasta el campo de aterrizaje situado a 20 Km de Pasto se movilizo una caravana fantástica de automóviles, camiones, gente a caballo y peatones, que nos dejo maravillados. Se nos hizo una recepción estupenda, porque todos mostraron su entusiasmo. Y si el entusiasmo de los habitantes de Pasto llego al delirio con motivo de nuestra visita, el de los que viven en Cumbal, Ipiales y demás poblaciones de la frontera puede calificarse de locura. Nuestra emoción y nuestro entusiasmo patriótico delante de todo esto, no puede describirse con palabras. Tampoco acabaríamos si tratáramos de hacer una relación pormenorizada de las atenciones de que fuimos objeto.

EL PATRIOTISMO DE NARIÑO

Todo lo que podamos decir a Usted para ponderar el patriotismo de los habitantes de Nariño, es muy poco. En aquellas ciudades el amor a la patria y el entusiasmo por todo lo que a ella se refiere, es ejemplar; y debe tenerse en cuenta que están situados a muchos centenares de kilómetros del centro del País, y que hasta su hermoso territorio han llegado muy pocas manifestaciones de interés por la suerte de aquellos compatriotas.
Por esta razón, creemos que el viaje nuestro a estas regiones tienen una enorme importancia, pues ha servido para demostrarles como el Poder Ejecutivo si se preocupa de su suerte, y si se acuerdan de ella. Puede decirse que nosotros hemos hilvanado una población con otra, que nuestra raid coronado con admirable suerte constituye un lazo mas de unión entre el interior del País y los territorios de occidente.
Los habitantes de Nariño son laboriosos, abnegados y cultos. La propiedad esta admirablemente dividida, y casi todos poseen su pequeña parcela de tierra que cultivan. Están muy desarrolladas la agricultura y la ganadería, también existen hermosos cafetales. Existen magnificas carreteras, pero faltan vías de comunicación hacia el interior. La cultura de los habitantes de Nariño es ejemplar. La ciudad de Pasto es bellísima. Allí se nos ofreció un suntuoso baile igual en magnificencia al que hubiese podido ofrecer el mejor club social de Bogota.

EN TODAS PARTES SE NOS PREPARARON MAGNIFICOS CAMPOS DE ATERRIZAJE

El Concejo Municipal de Ipiales nos obsequio con una bella medalla. Igual cosa hicieron los Oficiales de la Guarnición de Pasto y el Concejo de Cumbal. La ciudad de Pasto nos entrego también unas hermosas medallas de oro.
En Pasto circulan cuatro periódicos muy bien servidos: “Renacimiento”, “Renovación”, “Libertad y Orden” y “El Pueblo”.

LOS MECANICOS

Debemos hacer mención especial de los tres abnegados mecánicos que compartieron con nosotros todos los peligros del viaje. Son estos los Señores Sebastián Restrepo, Ciro Barreto y Gonzalo Duque, de cuyos servicios oportunos y excelentes estamos muy agradecidos.

EL ÉXITO DEL VIAJE

Pero el éxito del viaje se debe, mas que todo a los esfuerzos, buena voluntad, e interés del Señor Ministro de Guerra General Agustín Morales Olaya, y al Director de la Escuela de Madrid, Comandante Fierre de Chateauvieux.

EL DERECHO - AÑO IV #388 - SAN JUAN DE PASTO - Febrero, sábado 20 de 1932

EL ARRIBO DE LOS AVIADORES

Ayer llegaron a esta ciudad, a la 1 PM, los valientes pilotos de la escuela de aviación, Capitán Lema Posada, Capitán Esguerra y Teniente Gómez Niño, con los mecánicos, Señores Gonzalo Duque, Sixto Antonio Díaz y Justino Mariño. Las dificultades del tiempo impidieron a los aviadores hacer su viaje el día 16 como estaba anunciado; salieron de bogota el 18 y aterrizaron en Popayán de donde salieron ayer a las 12 menos cuarto, con dirección a esta. El recorrido de los 600 kms. que nos separan de Bogota, lo hicieron felizmente y ello constituye una prueba mas para la facilidad de establecer los servicios de correos aéreos entre la Capital de la Republica y esta ciudad.
La ciudad sintió el despertar de todas sus simpatías por los intrépidos militares que habían dejado entre nosotros un cúmulo de recuerdos inolvidables y que supieron conservar intacto el sentido de la gratitud. Una numerosa concurrencia fue hasta el aeródromo del Egido desde el momento que se supo la salida de los aviones de Popayán. Era el testimonio espontáneo de nuestros habitantes que siempre guardan con cariño el valor de quienes supieron conquistar nuestra admiración. Pasto ha recibido con todo entusiasmo a los distinguidos pilotos. Ese es el gesto de una sociedad reconocida.
Mientras en otras veces nosotros hemos tenido que soportar las compañías de ciertos ingratos que no pierden la ocasión para su labor de descrédito, hoy se tiene la satisfacción de abrir los brazos a los caballeros y amigos que han sabido corresponder y altamente a la admiración de este pueblo.
Sean bienvenidos los ilustres viajeros y tengan grata permanencia en la ciudad que les otorga con amplitud todas sus simpatías.
 

EL AVION

Férreo bajo saturno, haciendo gala,
En la amplitud incógnita gravita;
Imprimiendo en la escama de su ala
Resplandores de enigma Selenita.

En forma de grandeza, así se empina
La locura del hombre triunfadora;
Remontase al confín donde acarmina,
Los labios juveniles de la aurora.

El Icaro arrogado a la victoria,
Al beber el abismo va soñando,
En los pérfidos brazos de la gloria.

Y bordeando un encaje bajo el cielo
Embriagado de luz se ve enhebrando
En la mentira del azul su vuelo
A.C. (Febrero 19 de 1932)

LETRAS - #17 y 18 - SAN JUAN DE PASTO - Sept. – Oct. de 1944 - EDICIÓN EXTRAORDINARIA
Dir. HUMBERTO LUCIANO BRAVO

EL AVIADOR
(por JUAN ALVAREZ GARZON)

Tú con tu vuelo de titán pareces
Andino cóndor, a su vuelo igualas,
Al desplegar tus acerinas alas,
Cuando en los aires rítmicos te meces.

Cóndor, cóndor humano, ay! Cuantas veces
En el sublime instante en que tu exhalas
Ha plegado mi espíritu sus alas,
Y ha sentido profundas languideces.

Al contemplarte con ardiente anhelo
Que subes las alturas y mas subes
En tu potente y majestuoso vuelo,

Y al fin te pierdes en las blancas nubes,
Entonces pienso que has entrado al cielo
Y que salir te impiden los querubes.

 


 

<< Gente de Ipiales, Nariño, Colombia


"Ipiales Times" | Fotos | Turismo | Indice | Directorio Web | Noticias de Ipiales | Gente-Ipiales | Departamento de Nariño, Colombia | Revista "Nariño"


Powered by www.ipitimes.com® / New York - © 2007. Director y jefe editor: Arturo Coral-Folleco

Des Academies de Sciences de Paris et Créteil, France.

Departamento de Nariño, República de Colombia, Sur América

Enviar todo E-Mail a: ac@ipitimes.com