IPIALES > "Ipiales Times" | Gente-Ipiales | Fotos | Turismo | Indice | Directorio Web

DIRECTORIO GENERAL

  LITERATURA AC-F /IPIALES

Artes-Ipiales > Literatura > Género > Poesía

JUAN REVELO REVELO


 

Juan Revelo Revelo, poeta y narrador nariñense, nació en Ipiales, Nariño, Cololbia, en 1946. Estuvo vinculado a varias empresas multinacionales de Colombia y el exterior, y después trabajó como Asesor de CINTERFOR en Buenos Aires y de la UNESCO en París, La Habana y México, país en el que vivió durante veinte años, y donde participó en los talleres literarios de los grandes maestros Juan Rulfo y Octavio Paz.  

Edición digital por Arturo Coral-Folleco
Director y jefe editor
"Ipiales Times"=ipitimes.com

Nueva York, 14 de octubre de 2006

 

 

"Los Ojos del Recuerdo"
poemas de Juan Revelo Revelo
(Fragmentos tomados del ensayo de Javier Rodrizales : “Soledad, nostalgia y olvido”)

En el prólogo del libro de poemas "Los Ojos del Recuerdo" del escritor nariñense Juan Revelo Revelo, la poeta María Teresa Arrázola anotó lo siguiente: “Esta obra es sin lugar a dudas un manantial de hermosa expresión poética que nos deja ver la profundidad de los recuerdos y el pensamiento del autor, que brotan como estalactitas de luz, en las grutas sensibles de su alma". […]. La mayoría de imágenes que contiene este poemario, vibran y se mueven en un trasfondo citadino. Cualquier ciudad del mundo puede ser el escenario de esta hermosa poesía que se proyecta hacia lo universal. (París, Roma, Nueva York, México, Bogotá, Buenos Aires, Ipiales…). Son imágenes que nos sumergen en las aguas del amor y el desamor; en la certeza y la duda. En cada poema la ausencia y presencia del ser amado establecen una constante vital y están enmarcadas por la soledad; forma y percepción de mujer palpitante, ungida de luz y deseo, que cobra vida y se detiene voluptuosa al borde del lecho, como nos la presenta el autor en el poema "La Soledad" cuyo texto dice:

LA SOLEDAD

Todas las noches
La soledad abre las puertas de mi tristeza
Entra en mi apartamento
Se bebe una copa de vino
Se mete desnuda en mi cama
Me abraza... me besa... me acaricia...
Y a veces llora conmigo.
Todas las noches
La soledad quiere estar a mi lado
Y ya me estoy acostumbrando a su presencia.
En verdad es una fiel compañera
Como ninguna otra.
Me comprende
No me reprocha
Nunca se enfada y jamás me abandona.
En los últimos días he dedicado mayor cantidad de tiempo
A observarla con cuidado
Y cada vez la encuentro
Más subyugante y más hermosa.
Será que estoy enamorado de ella?...

Juan Revelo Revelo, nacido en Ipiales, Nariño en los años cuarenta, a través de la magia de sus palabras nos muestra en "Los ojos del recuerdo" una de las facetas del hombre, un ser abandonado en el mundo, incapaz de vivir solo, que clama a gritos la presencia de alguien a su lado, que le hable, le escuche, le acompañe; que le asista en la enfermedad y le brinde alegría en su incertidumbre. Sin embargo, no todo es desesperanza ni desilusión. Todos los días no son los mismos. Una tarde, la menos pensada, llega a nosotros como caído del cielo, ese ser que amamos, ese ser que por circunstancias de la vida tuvo que alejarse de nuestra vida. Y entonces se produce el reencuentro de los que se amaron en silencio, en la distancia. Es la segunda y tal vez la última oportunidad que tenemos de volver a vivir y disfrutar ese amor y de seguir buscando aquello que siempre anhelamos pero que quizá nunca llega porque, "no hay esperanza, solo hay lucha permanente" como decía D. Cooper. Este es "El reencuentro":

EL REENCUENTRO

Hoy por fin la vi
Después de muchos años.
Su mirada curiosa pegada a la euforia
Y su voz –había tanto que contar-
Deshojando pétalos de luz
En la oscuridad de los recuerdos.
Hoy pensando en el arco iris de sus besos
Renazco en medio de un torbellino de emociones
Y la presiento mía nuevamente
No se por cuántas lunas
Sin importarme el tiempo que se ha ido
Como si este pellizco de vida que nos queda
Fuera un siglo para los dos
-el último posible-
para retener la felicidad
que ayer bebimos juntos.

El sentimiento de soledad –nostalgia de un cuerpo del que fuimos expulsados–, es nostalgia de espacio. No sólo hemos sido expulsados del centro del mundo y estamos condenados a buscarlo por ciudades, selvas y desiertos o por los vericuetos y subterráneos del Laberinto. Es lo que se sospecha en los símbolos que concibe la cadenciosa palabra poética de Juan Revelo Revelo en "Florece tu voz", cuando el ser amado se ha marchado, y el poeta permanece solo, abrazado a sus recuerdos, añorando su presencia:

FLORECE TU VOZ

No se ha ido tu risa
Ni la claridad de tu palabra.
Revives en cada atardecer
En cada gota de lluvia
Que moja los párpados del día.

Florece tu voz en mi soledad
Y mi memoria dibuja tu recuerdo
Que tiene la perfecta textura del amor.
No se ha marchitado la luz que sembraste en mi casa
Ni han dejado de volar los pájaros
Cerca de la ventana.
El viento nostálgico
Sigue deshojando los árboles de julio
A las cinco de la tarde como el último día.
La espera no tiene fin.
Tú estás lejos y yo sigo triste.

Tres circunstancias o estados acometen el mundo poético de Juan Revelo Revelo en su libro "Los ojos del recuerdo": La soledad del hombre, la nostalgia y el olvido. La caducidad del mundo, el riesgo de la existencia y la soledad del hombre sobre la tierra se expresan en un motivo recurrente que sin duda proviene de las profundas raíces de la infancia del poeta en tierras nariñenses y de los largos años de exilio voluntario en el exterior. "Los Ojos del Recuerdo", nombre del poema que le da título al libro publicado en México y reeditado en Colombia, nos permite hacer diversas lecturas acerca de la vida y el amor, la alegría y el reencuentro, la soledad y el paso del tiempo, la tristeza y la esperanza, la nostalgia y los recuerdos, el hombre abandonado en el universo…

LOS OJOS DEL RECUERDO

Un día llegamos caminando
Huyendo del estrepitoso laberinto,
Dejamos atrás nuestras lágrimas
Y nuestros viejos recuerdos
Pero éstos nos siguieron como lobos
Aullándonos por dentro.
Buscamos un lugar dónde vivir
Para ver crecer nuestros sueños.
Conocimos otras tierras, otros cielos…
Y allí aprendimos a sacudirnos el dolor
Y a respirar profundo
Pero continuaron los recuerdos
Obstinados persiguiéndonos.
Sembramos después nuestras semillas
Y cosechamos alegrías y amarguras.
A veces fuimos náufragos sedientos
En medio de un océano enfurecido.
Otras veces nos acompañó la suerte
Y el optimismo nos llevó por el mundo
Pero todas las noches
Los recuerdos
Nos hostigaron en silencio.
Crecimos con el siglo y nos volvimos viejos
Cumpliéndose el proceso irreversible.
Se marcharon un día nuestros hijos
Mientras esperábamos la muerte.
Pero los ojos de los recuerdos
Siempre permanecieron allí
Mirándonos fijamente
Como voraces lobos hambrientos.

Para ser liberado de la soledad cósmica, el vacío universal debe recibir una personificada y personalizada totalidad de significación. Ferdinand Ebner describe a Dios como la divinidad absoluta, y a la soledad absoluta, como la ausencia de divinidad en el Yo. Para este escritor un universo sin Dios, lleva a una destitución cósmica, mientras que creer en Dios hace al universo parecer amigable y personal. En el poema "Interrogación", el poeta implora a la divinidad; pregunta desesperadamente por los seres que amamos, quienes a nuestro regreso ya no están; se han ido, los hemos perdido. Es el sentimiento de vacío –al encontrarse solo y abandonado en el mundo como el náufrago en una isla desierta–, lo que hace clamar al poeta:

INTERROGACIÓN

Después
De mi largo viaje
Ya no la encontré...
¡Dios mío!
¿Por qué perdemos
lo que más queremos?

Juan Revelo Revelo, poeta y narrador nariñense, nació en Ipiales en 1946, cursó el bachillerato en el Liceo de la Universidad de Nariño y en 1960 obtuvo el premio de “Mejor Bachiller de Colombia”. Estudió la carrera de Ingeniería en Bogotá y la maestría de Administración de Empresas en México. Estuvo vinculado a varias empresas multinacionales de Colombia y el exterior, y después trabajó como Asesor de CINTERFOR en Buenos Aires y de la UNESCO en París, La Habana y México, país en el que vivió durante veinte años, y donde participó en los talleres literarios de los grandes maestros Juan Rulfo y Octavio Paz.

Su obra poética, narrativa y ensayística está representada en sus libros publicados e inéditos: "La Gitana Iselda", "Los Ojos del Recuerdo" (del cual se han realizado dos ediciones, la primera en México en 1979 y la segunda en Colombia en 1999). Así mismo: "Páginas al viento", "Nuevas Voces de fin de Siglo", "El baúl de Mercedes Saluzo" (novela lanzada con gran éxito en la Feria Internacional del Libro 2006), y "El prócer" próximo a publicarse. Actualmente dirige talleres de poesía y narrativa y colabora con varios periódicos y revistas de Colombia y México, tales como "El Espectador" de Bogotá, "El Colombiano de Medellín, "Vanguardia Liberal" de Bucaramanga y "El Excelsior" de México. Obtuvo el primer lugar en el “Premio Nacional de Cuento Ciudad de Barrancabermeja" (2000) y en el Concurso Nacional de Cuento “El Espectador” (2002). Su obra poética y narrativa ha sido parcialmente traducida al inglés y al francés y figura en importantes antologías, entre las que se destacan la compilación bilingüe "Latinoamerican Poetry" (1998) y "Antología de poetas y narradores nariñenses" (2004).

 


 

ENLACES RELACIONADOS

 

-- "Ipiales Times" (ipitimes.com/Nueva York) promociona mundialmente el libro "EL BAUL DE MERCEDES"del escritor y periodista ipialeño JUAN REVELO REVELO, radicado en México desde hace 20 años

 


 

Su opinión o comentario, aquí

 


 

Página Web de Ipiales

 

Página Web de Ipiales


Noticias mundiales de última hora


Full StoryNoticias de NARIÑO, Colombia


Full StoryNoticias de IPIALES, Nariño, Colombia


Gente de Ipiales


Literatura de Ipiales


Volver al DIRECTORIO AC-F


 


© 2006 Ipitimes.com/New York ® Artur Coral-Folleco's Publishing Division

 E-Mails:  ac@ipitimes.com