IPITIMES.COM: PERIODISMO

PASTO, Nariño, Colombia

powered by www.ipitimes.com  /IPIALES/New York, USA - 2005 

  IPIALES, NARIÑO, COLOMBIA - GENTE DE IPIALES - TURISMO NARIÑO

  

Archivo de la Revista "NARIÑO" - Ipiales - Nariño - Municipios, corregimientos,..

NOTICIAS AC-F

NOTICIAS AC-F EN ESPAÑOL Con las noticias mundiales de última hora


FOTO PERIODISMO AC-F

Las Lajas, Ipiales; Pasto; NYC


BIOGRAFIAS - NARIÑO

www.ipitimes.com

Nosotros que somos actores y protagonistas de esa obra que se llama vida, la cual se desarrolla en este escenario conocido como tierra, actúan gentes que de alguna u otra forma, dejan huellas que son el reflejo fiel de sus actos y se engrandecen cuando estas personas pasan a un nuevo nacimiento: La muerte. Así fue nuestro padre.

Los orígenes de la familia Pantoja Muñoz, se remontan por una parte, al municipio de El Tambo, en el departamento de Nariño, donde Eliseo Pantoja Díaz y Rosa Guerra García, forman un hogar del cual nacen; César Pantoja Guerra, escritor, poeta y orador de muchos méritos, padre de Enrique, por otra parte su origen barbacoano, del cuan se sentía muy orgulloso del hogar constituido por Enrique Muñoz Becerra, uno de los fundadores del departamento de Nariño, así como también fundador de la Gran Normas de Occidente de Pasto, para los departamento del Valle, Cauca, Putumayo y Nariño y Elvira Yela, prestante dama pastusa, nace Elvira Muñoz Yela, madre de Enrique.

César Pantoja Guerra y Elvira Muñoz Yela, consolidaron un matrimonio modelo de la época, del cual nacieron Enrique, Antonio, Melba, María, Gloria, Rosa Elvira, Ezequiel y Bernardo Pantoja Muñoz. De ellos están disfrutando de la compañía de Dios; Enrique, Antonio, Ezequiel y Melba.

Un 16 de octubre de 1997, en el barrio San Andrés de la ciudad de San Juan de Pasto, nace, Enrique Pantoja Muñoz, allí recibe sus primeras enseñanzas de su padre César, ideas y conceptos que fueron pilares fundamentales, para su vida posterior. Aquellas enseñanzas fueron contempladas en el Colegio San Felipe Nery de la ciudad de Ipiales, donde terminó su educación básica primaria y son de grata recordación algunos de sus profesores: Padres Ernesto Fernández Carreño, Félix María Ramírez; uno de los sus mejores amigos y consejeros, el padre Luis María López, más conocido como el padre Luisito. Posteriormente realiza dos años de educación Secundaria en el colegio San Francisco Javier de la ciudad de Pasto, y también son de grata recordación sus profesores hermanos jesuitas españoles: Dimas Hidrovo, Miguel Sadupe y el padre García, entre otros. Por circunstancias de la vida, la familia Pantoja Muñoz, tuvo que trasladarse a la vereda San Pedro, municipio de Potosí, donde permanecieron algunos años, pero el destino hizo que se mudaran hasta la ciudad de Ipiales, radicándose en la casa del Señor Rafael Moreno en la carrera 8ª frente a la casa que hoy ocupa una de las personas de los afectos del padre doña Carmelita López de Recalde.

Con el paso del tiempo, la familia Pantoja Muñoz se trasladó a vivir en la calle 13 con carrera 5ª esquina, casa de propiedad de un señor López, oriundo de Carlosama, junto a la propiedad de una familia Angulo, La Familia Pantoja Muñoz retorna a la capital de Nariño, pero Enrique, decide permanecer y por siempre en estas ciudad, lugar donde contrae nupcias con Mercedes Coral Enríquez, hogar de quienes nacieron: Luis Enrique, Carlos Alfredo, Álvaro Eduardo, María Elvira y María Mercedes, todos ellos profesionales desempeñándose con pulcritud en sus actividades profesionales y de comunidad.

Refiriéndose en grandes rasgos sobre el servicio que Enrique Pantoja Muñoz prestó con abnegación a la comunidad, pero con eficiencia y eficacia, merecen destacarse, el ser Juez Seccional de Rentas Departamentales, Secretario de la Parroquia de Nuestra señora de los Dolores, Jefe de la Sección Justicia de la Aduana Nacional, Concejal suplente en el Municipio de Ipiales, Tesorero Municipal, Secretario de Gobierno y Alcalde de Ipiales.

Enrique Pantoja Muñoz, fue destinado para servirle a la comunidad, es así como por ejemplo, cuando fue alcalde de Ipiales en la década de los 50, sobre salen varias obras en beneficio de la comunidad, tales como: la pavimentación del Parque Santander, construcción de escuelas en el corregimiento de la Victoria, traslado del mercado de la plaza de La Pola a la Galería, cesión de un lote para la construcción del Colegio Nuestra Señora de las Lajas, apertura de la carrera 5ª que comunica con la escuela hoy colegio Pérez Pallares, conocida hoy en día como Avenida Juan Montalvo, contratación de las primeras placas de nomenclatura urbana de Ipiales, con una empresa de Cali a razón de 80 centavos cada una en 1.953.

Como síndico del hospital San Vicente, por más de 20 años, siendo del paño de lágrimas de la gente de escasos recursos económicos, que acudían al hospital en busca de la salud. Construyó el Edificio que da al Parque Santander de igual forma logró la remodelación, adecuación y dotación del hospital San Vicente, gracias a la colaboración de su gran amigo y representante ipialeño, Nelson Mirando. En este caso salió pensaiondo.

Pero Enrique sirvió más a Ipiales en los campos del periodismo y de la historia, ejerciendo sus profesiones en los principales medios escritos y hablados, tanto a nivel nacional como departamental. Basta recordar sus escritos en el Diario El Espectador, cuando éste era el de mayor circulación a nivel nacional, sirvió de corresponsal cerca de dieciséis años. También fue colaborador del Diario de Colombia, del El Siglo, de Renacimiento, del Boletín de la Cámara de Comercio de Ipiales. De igual manera en el diario El Derecho y poco antes de fallecer en el Diario del Sur.

En los medios radiales, para sus campañas en bien de la comunidad utilizó su espacio “Estrella del Sur” y “Seis en Uno”, espacios de la emisora Radio Las Lajas, cuyas direcciones le fue confiada por Monseñor Justino Mejía y Mejía, amigo y admirador de las capacidades de Enrique.

Fundador del periódico Semanario Antorcha, que un día viernes 11 de noviembre de 1955, salió a la luz pública de Ipiales, provincia de Obando y departamento de Nariño, que a lo largo de 7 años aproximadamente, y cerca de 650 números, han sido hasta la fecha, el medio impreso de más alarga vida en la comarca sur de Colombia, junto con Ensayos, de la Sociedad El carácter.

Con licencia No. 740 del 7 de noviembre de la Secretaria de Gobierno Departamental, Semanario cultural y de intereses generales, rezaba su eslogan, impreso en tipografía Las Lajas, y como administrador actuaba don Carlos Rosero S.; tenía un valor de $0,10.

Contó, Antorcha, con valiosos colaboradores, muchos de ellos, formando parte ya de nuestra historia regional, como Monseñor Justino Mejía y Mejía, don Roberto Sagasti, el profesor Luis F. Revelo, don Luis Córdoba Sánchez, el presbítero Luis Alberto Coral, doña Edit Belalcázar Lucero, doña Rosalba Arteaga Chaves, doña Carmela Coral de Cálad, y que en algunas ocasiones ocupara la dirección de este semanario, mientras su titular, desempeñaba algunos puestos públicos, para servirle a la comunidad como eran sus cualidades. Personajes que plasmaron en los escritos, para servirle a la comunidad como eran sus cualidades. Personajes que plasmaron en los escritos, sus pensamientos, varios de ellos generando controversias y en otras ocasiones temas para la reflexión.

Comparando con los escasísimos medios impresos actuales, ANTORCHA fue fruto de granes sacrificios económicos y de tiempo de su fundador, con poca publicidad para tratar de solventar algunos gastos, conservando por lo tanto su transparencia e independencia, mientras que hoy en día, quizá para subsistir algún impreso, se debe recurrir a los famosos publi-reportajes, donde su imparcialidad queda comprometida, sin cumplir con esa objetividad que deben tener los medios de comunicación social.

Como punto de meditación, nos permitimos transcribir su editorial de aquel entonces, demoniaco Pórtico, que comenzaba con estos párrafos:

“Al iniciar labores, queremos manifestar – una vez por todas – que el único móvil que habrá de orientar nuestras campañas será el del patriotismo, bajos los serenos auspicios de la verdad.

Nuestra línea de conducta estará sujeta, pues, a esos noblísimos y oportunos postulados, porque bien comprendemos que son el desinterés que ellos inspiran – cuando se obra con plena conciencia del deber- toda actividad es nula y hasta contraproducente”.

“Sabemos que la tarea periodística es ardua y difícil, sobre todo en los actuales momentos. Hay que desbaratar escollos, limar asperezas, destruir prejuicios, conquistar mentes e inteligencias, deshacer agravios y enderezar entuertos, para crear obra grande y perdurable, y esto no se consigue sino con desinterés y constancia, con abnegación y servicio. Cuando por desgracia falta uno de estos requisitos, el andamiaje se va a tierra y todo propósito queda frustrado”.

Enrique Pantoja Muñoz, es autor de los himnos del Colegio Nuestra Señora de Las Lajas de Ipiales, del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Ipiales, cuando lo presidía el ya fallecido, capitán Nelson Ortega Bastidas, del municipio de Puerres (que después lo cambiaron, sin conocer los motivos). Fue miembro permanente de la Sociedad El Carácter y gestor de la creación del Centro de Estudios Históricos de Obando.

El 29 de julio de 1991, fallece en la Ciudad de Ipiales, dejando un ejemplo de vida que sus hijos y demás descendientes trataremos de imitar, pero sabemos que nunca lo vamos a igualar.


ENRIQUE PANTOJA MUÑOZ: MAESTRO Y COMPAÑERO
Por: Cármen de Cálad

En Ipiales, su ciudad querida, donde desde su juventud plantó su cátedra de infatigable periodista. Enmudeció la pluma de Don ENRIQUE PANTOJA MUÑOZ, bajo la guadaña de la muerte.

Fue su vida como clarísimo torrente, donde su palabra elocuente y sencilla, plasmaba los más importantes acontecimientos de nuestra tierra y con sus comentarios diáfanos y verdaderos, hilaban el cotidiano vivir de nuestros pueblos.

Hoy, con ese mismo elocuente silencio, se elevó hacia las alturas con un largo ADIOS de despedida, partió hacia el ignoto, donde sólo nuestra fe lo alcanza.

ENRIQUE PANTOJA MUÑOZ, con su honorabilidad intachable, con su capacidad intelectual indiscutible, con su sinceridad de amigo, se labró por si sólo un pedestal que lo encumbra sobre todas las generaciones.

Hoy duerme sobre un tálamo de rosas y de esencias, reposa ya sobre la heredera que nos deja, sobre sus archivos de historia, sobre sus empolvados escritos, que en tantos años fueron dibujando nuestros campos, nuestros paisajes, y nuestras gentes.

Hoy se tronchó su vida, como un árbol cargado de flores y de frutos, agobiado por una racha de huracán en el destino.

Pero aquí está latente su recuerdo… palpita por todos los rincones de su hogar y de su tierra y con su ausencia el corazón se oprime ante un ADIOS amargo.

La ausencia, como el ADIOS, tienen profundos sus arcanos que guardan el dolor en cofre nacarado y se embalsaman con la suavidad de un suspiro de una lágrima.

En la ausencia de los seres queridos, hay secretos insondables… sutiles velos que esconden tantas cosas grandes… son ágiles los cristales de sus rejas, son tan cortas todas las distancias; que se acercan con un solo recuerdo y se llega hasta ALLA sin nada de palabras… con el sólo pensamiento.

Mañana, como este amigo, estaremos tantos ausentes…caeremos como caen las hojas amarillentas en las montañas, nos hundiremos como el ocaso en lontananza y nuestro espíritu como el del ilustre amigo, flotará en el incógnito del espacio como lluvias de estrellas en una noche clara.

Te quedas en las raíces que has sembrado en tu esposa, en tus hijos, en tu raza entera que en selectos poemas cantaste a Nariño entero, a la Reina Lajeña, a sus riscos y montañas.

Perdona que interrumpimos tu sueño… descansa ya en paz en los brazos de Dios que es el tálamo de Amor y Misericordia.

Ipiales, Julio 30 de 1991.


 

Perfiles Históricos de Ipiales - Ex Provincia de Obando y Departamento de Nariño. Volumen I - Primera edición: Octubre de 2003.

 

Este documento puede reproducirse, citando lo siguiente crédito:

Autor: Alvaro Pantoja Coral

Publicación en la Internet: Arturo Coral-Folleco, www.ipitimes.com /New York/Ipiales © ® 2005

 


STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA Biografía, entrevista,..

Ipitimes.com/New York - Diciembre 2005.

 

© ® 2005 - Ipiales, Nariño, Colombia

ac@ipitimes.com


LAS LAJAS - ENGLISH VERSION

 

j000 SD Dr. Plinio.gif - 9040 Bytes
Prof. Plinio Corrêa de Oliveira
LAS LAJAS, Ipiales, Feast Days of Our Lady
- Our Lady of Las Lajas - by Plinio Correa de Oliveira and Artur Coral-Folleco - English Version, Nov. 2005


AC-F MUNDO

MISS NOV. 05  IPITIMES.COM

Alyona nace en Kazan, Rusia. Reside en Nueva York. Miss Ipitimes.com Internacional,  Noviembre de 2005


CIENCIAS BIO-MEDICAS

MRI Imaging

BI0-MEDICAL SCIENCES ENCYBERPEDIA by Artur Coral-Folleco


IPITIMES-Página Web principal de Ipiales, Nariño, Colombia


<< IPITIMES.COM

 


Artur Coral-Folleco: Webmaster

Todo E-Mail a:

ac@ipitimes.com