AC-F 

CARNAVAL DE NEGROS Y BLANCOS, Pasto, Nariño, Colombia

 Nariño Full Story

Fiesta de Colombia para el mundo - Esta imagen del Alcalde de Pasto Raúl Delgado en el Teatro

Colón en la puesta en escena del Carnaval de Negros y Blancos, se repetirá en las calles de la capital de

Nariño del 2 al 7 de enero. Delegaciones culturales de Francia, Bolivia e Italia han confirmado su asistencia.

©  2006 / All Copyrights reserved NOTICIAS AC-F, www.ipitimes.com ® 

 

El Carnaval de Negros y Blancos en Colombia
EN LA BUSQUEDA DE LOS OBJETIVOS DEL DESARROLLO DEL MILENIO
La cita anual del 2 al 7 de enero ha transpasado las fronteras. Hoy es una fiesta cultural con capacidad de crear consenso social y factor decisivo en el encuentro de la paz.

por Carlos Augusto Villota
E-Mail:
carlosvillotasantacruz@yahoo.com.ar

Webmaster: Artur Coral-Folleco /Nueva York

Nueva York, 26 de octubre de 2006.- La ciudad de San Juan de Pasto, a las faldas del Volcán Galeras se está convirtiendo en un referente mundial, gracias a la puesta en escena en sus calles a principios de cada año, del Carnaval de Negros y Bancos, que a juicio de los especialistas internacionales, es una de las máximas expresiones populares de Latinoamérica.

Este avance y reconocimiento dentro y fuera de Colombia -en una región salpicada por el fenómeno del desplazamiento y los cultivos ilícitos- tiene sustento en un trabajo en equipo entre el sector público y privado, que comprendió que “la unión hace la fuerza”, En una palabra, su oferta cultural cambio y con ella, se abrió las puertas del mundo.

Ciudades como Nice en Francia, Buenos Aires en Argentina, Bahía en Brasil, La Habana en Cuba, Montevideo en Uruguay, Ciudad de México o Oruro en Bolivia lo tienen como referente y como ejemplo a seguir en materia de transformación social colectiva. “Lo que el Carnaval es capaz de hacer en materia de reconciliación es un ejemplo para la capital azteca”, dijo Juan Carlos Cobos en el marco del Carnaval de Culturas en julio pasado.

Estas palabras son gratuitas. El Carnaval es en esencia un hecho cultural que pertenece al común de la población. “Cuando el Deportivo Pasto fue campeón del fútbol profesional colombiano, permitió revivir los tiempos de la fiesta popular, en especial el 6 de enero”, dice “Pache Andrade, uno de los locutores más reconocidos del país.

Lo más importante de este proceso es que el ciudadano del común y en particular los jóvenes sienten como propio cada paso, cada puesta en escena del Carnaval que se inicia desde el 7 de enero, cuando se cierra el telón del cita cultural con un homenaje gastronómico al “Cuy”, plato típico de la región.

Lo particular de esta fiesta, es la inagotable imaginación de los artesanos. Así lo comprobó el equipo periodístico de “O Globo” del Brasil, que hizo un especial en el 2006 en un proyecto para la población con capacidades distintas. “El Carnaval tiene vida propia. Identidad. Con una capacidad de oxigenar la cultura de Colombia y del continente. Lo más importante es que invita a participar en todas y cada uno de sus actividades programadas por Corpocarnaval”, recuerda Marco Vitale productor para del canal brasileño.

Pero su aporte central gira en torno a que sustenta el desarrollo del milenio en la cultura. ¿Cómo ?. Simple, advierte el Alcalde de Pasto Raúl Delgado. “En época del Carnaval se dismuye la violencia y se intensifica los niveles de comunicación de la sociedad. Se desvanecen las diferencias raciales, sociales y políticas, dando paso a la imaginación popular”.

Lo que casi nadie conoce es que el Carnaval tiene su preámbulo el 28 de diciembre o día de inocentes, cuando los pastusos públicamente juegan con agua, en un mensaje simbólico de purificación del cuerpo y la liberación del espíritu.

Tres días mas tarde, se lleva a cabo el desfile de “años viejos”, que en opinión de Hernán Córdoba un cultor reconocido en la colonia nariñense en Bogotá, son muñecos alusivos a personajes que han cumplido roles susceptibles de sarcasmo y critica.” La idea -añade- es hacer referencia en el desfile a situaciones alegóricas con temáticas como la violencia, la corrupción, el terrorismo o los malos recuerdos.

Lo impresionante, es que a las 12 de la noche, las luces de la ciudad se apagan para presenciar el incendio de los “años viejos”, entre cohetes, volcanes y el testamento de quién cierra su ciclo de vida. De allí, en adelante en San Juan de Pasto, todo es alegría y confraternidad.

Así aparece el 2 de enero. En esa fecha -que se repetirá en el 2007- los campesinos residentes en las cercanías de San Juan de Pasto marchan a la ciudad. El maestro Carlos Santacruz considera que es una estampa, que parece brotar de las faldas del Volcán Galeras.

Y es cierto. Son ciudadanos y habitantes del campo vestidos con sus mejores trajes, cargados con frutos y flores que buscan con ofrendar a la Virgen de las Mercedes, la patrona de la tierra del Valle de Atriz, donde se asienta la ciudad de más 400 mil personas. De esta manera se da paso al desfile de las colonias, donde el rol principal la encarnan los 64 municipios del Departamento de Nariño, que unidos a sus vecinos del Cauca y Putumayo entre otros, le rinden un tributo al Carnaval.

Con este mensaje, aparece en el calendario el 3 de enero. Es en ese momento cuando se cumple una tradición : la entrega por parte del Alcalde de los bastones de mando a los corregidores indígenas que acompañan los bandas y cortejos populares.

“Es hermoso, mirar y vivir como los niños desfilan en el carnavalito, con pequeñas carrozas. Con ello, se fortalece que la tradición pase de generación en generación. Es un mensaje de paz y de reconciliación. De unión familiar de Nariño con Colombia”, manifiesta Maribel Abello ex presentadora de la sección de entretenimiento del Canal Caracol.

Luego del paso de los niños por las Calles de San Juan de Pasto, hace su aparición en escena “La familia Castañeda”. Es el inicio del Carnaval de Negros y Blancos. “Es mágico. Es una expresión auténticamente nariñense. Pericles Carnaval les da la bienvenida y lee un bando donde asume como máxima autoridad de la ciudad. Decreta el cese de las hostilidades cotidianas, del aburrimiento y la tristeza y desata la memoria colectiva para que desfilen la estampas típicas, donde se entreveran cuadros del recuerdo con sones sureños, tonadas campesinas y desplazamiento coreográficos”, apunta el Director de Corpocarnaval Leonardo Sansón

El bullicio cultural es acompañado al caer la tarde con las canciones de las orquestas y agrupaciones de moda que marcan el hit en las estaciones de radio. A ellas, se une artistas de reconocimiento nacional e internacional, que hacen la delicia del público hasta la madrugada.

Sin recuperarse de este esfuerzo físico, la ciudad se viste de negro en los rostros de los ciudadanos y de quienes acuden del llamado del Carnaval. “Es un juego de extroversión progresiva que se inicia con la aplicación del cosmético color carbón sobre el rostro de cualquier persona. Es un homenaje a la cultura afrocolombiana, donde el cuerpo y el espíritu son uno” opina Germán Zarama investigador de la fiesta popular.

Curiosamente, los negros no son mayoría entre la población nariñense. Sin embargo, en esa fecha se multiplican ruidosamente acompañados por el himno de la región “La Guaneña” y de “Viva Pasto Carajo”. Parece que la fuerza para el baile y la integración se derrumban, pero es el abre bocas para recibir al 6 de enero. El día de los blancos. El día de los colores, de las carrozas y la serpentina.

Quienes han podido vivirlo, coincide en afirmar que desde muy temprano la gente se vuelca a los andenes y copa los balcones a lo largo de la senda del Carnaval, por donde pasan los personajes disfrazados, las murgas, las comparsas y las monumentales carrozas -que el 2007 serán 20 totalmente financiadas como parte de la profesionalizaciòn de la fiesta popular- elaboradas con arte e ingenio.

“Sus gestos son conmovedores. El movimiento de los ojos y de las articulaciones, hacen del desfile un escenario rodante de cultura. Su fuente de inspiración de nutre de los mitos, leyendas e invenciones extraídas del imaginario popular. La calle y la ciudad en si misma llega al delirio. Los ritmos y la música se toman a San Juan de Pasto. A las 6 de la tarde, la capital de Nariño es una nube blanca, donde el desahogo masivo llega a su clímax y la sierra y la costa se unen en un abrazo” (1)

Lo cierto hay que vivirlo para describirlo. Los ojos no pueden dar crédito a lo observan. La gente en los cuatro puntos cardinales son protagonistas de una fiesta donde las clases sociales, dan paso a una unidad de urbe, con derecho a expresar todo aquello que lleva dentro y que por diversas circunstancias, se encuentra dormido. Hay un solo código : la cultura.

De ese estadio, se pasa al “Festival del Cuy”, que es entendido con un reconocimiento gastronómico a un roedor que habita en una tierra de “verde todos los colores” como plasmo en su pluma el poeta Aurelio Arturo, el máximo exponente de la Literatura de Nariño.

Con el último plato servido, se cierra un nuevo capitulo de una tradición que ya no es de los nariñenses, ni de los colombianos, sino del mundo, que gracias al ingenio de sus cultores, han posicionado al Carnaval en cita obligada a comienzos de año.

Como parte de este regalo, la ciudad y los actores públicos y privados comenzando por el Gobernador, el Alcalde, el Director de la Cámara de Comercio, los industriales, el sector transportador -aéreo y terrestre- y los medios de comunicación, abren sus brazos para que propios y extraños lleguen al corazón del Carnaval.

El único pasaporte que deben utilizar, es el de la lúdica. La condición : estar dispuesto a vivir y sentir una fiesta popular auténtica, que ya es perceptible para los cinco continentes. No en vano, 4 semanas antes de que se inicie el Carnaval de Negros y Blancos 2007, la ciudad de New York, le albergará en una etapa promocional que le llevará posteriormente a Madrid y París en el primer semestre del próximo año.

Pero mientras es fecha llega, la Alcaldía de Pasto y Corpocarnaval extienden la más cordial invitación a los amantes de la cultura para que haga parte de la fiesta. Sin duda será una huella imborrable en la memoria colectiva Atrévase a conocer los olores del Carnaval como lo escribió Slvador Profano : “la noche de los años viejos esta saturada de pólvora y fuego. Lo los primeros días de enero huelen a campo,a flores a muchachas. El 5 de enero a negrura, a cosmético a sudor compartido. El 6 abunda el aroma del talco, del anís, de la atmósfera callejera”.

La semana que se inicia, no solo la recta final del año 2006, es tambien a recta final de la puesta en escena del Carnaval de Negros y Blancos. “Yo conocí su esencia. La disfrute. Y aunque me fui físicamente de San Juan de Pasto, sigo en ella, a través de su cultura”, reitera Adriana Tono ex presentadora de televisión y cantante.

RECUADRO

MIRADA A LA CULTURA DE NARIÑO

“He visitado el corazón del Carnaval en Bogotá y Pasto. Aunque en cada acercamiento ha sido breve, he podido comprobar su intensidad cultural y los rasgos de la vida cotidiana de San Juan de Pasto”, dice Oliva Díaz Granados Directora de la Fundación Bat.

Más adelante anota, que es admirable el aprecio de los nariñenses por la cultura popular. Este hecho se demuestra en la red de investigadores anónimos que de manera permanente intercambian información antes, durante y después del Carnaval.

LOS PAISAJES DE UNA TIERRA

El Departamento de Nariño y San Juan de Pasto se mete en el alma del visitante desde el primer momento. El calor humano es atrapante. Se deja querer con la voluptuosidad de sus paisajes y su música. Esta tierra del sur de Colombia es sinónimo de confraternidad, de integración y de cultura

Tiene una geografía ensoñada, inmersa en la serranía y en las nubes, en las playas y la selva, en los ríos, en las construcciones mágicas, en los pueblitos recostados entre las flores. Hay una enorme capacidad de los nariñenses para sentirse orgullosos de su región, que transciende el Carnaval de Negros y Blancos

En su capital, en los caminos, en los poblados se percibe el olor a fruta fresca. Es protagonista de paisajes de color cambiante. Sus códigos de vida son intensos. Se publican y se presentan libros. Exposiciones de pintura y escultura. Es la sede del Campeón del Fútbol profesional Colombiano. : el Deportivo Pasto. En el 2007 disputará la Copa Libertadores. Tiene edificios señoriales. Sus mujeres son de ensueño. Su gastronomía es atadura de vida.

NARIÑO EN BLANCO Y NEGRO

Quienes han tenido la oportunidad de vivir una fiesta popular en Nariño o su máxima expresión cultural : el Carnaval, la recuerdan como una región en el sur de Colombia en blanco y negro. La razón. Sus contrastes asombrosos. La altura nubosa del Volcán Galeras y el Santuario de Las Lajas hacen parte de ese retrato. Sus balcones señoriales y sus fachadas coloridas. Nariño es un oro labrado en pequeñas piezas, que toman cuerpo en la pluma del poeta Aurelio Arturo. San Juan de Pasto esta asentada en una tierra fría en materia de clima, pero humanizante en el calor de sus habitantes. Es una región que rechaza la violencia como forma de vida y da luz a la lúdica, Nariño en blanco y negro, tan cerca de la perplejidad y el asombro. Tan cerca del Ecuador y a las puertas del mundo por su vocación artística en todos sus matices.

EL MISTERIO DE SAN JUAN DE PASTO

Para los colombianos y para Latinoamérica San Juan de Pasto y 63 municipios vecinos son un misterio. No se explican como una ciudad vive y trabaja a las faldas del Volcán Galeras. Pero al conocerla por dentro y por fuera, se descubre que es una tierra bendecida por Dios, con vocación religiosa, cultural y artística que la convierte en la sorpresa del continente en el siglo XXI. Tras andar en sus caminos y calles la imagen borrosa e incierta para el extranjero y el habitante del interior, esta desaparece, para dar paso a un Nariño, que tiene mucho que dar al país y al mundo. El primer contacto con su cultura, puede producirse en el marco del Carnaval de Negros y Blancos 2007. Con seguridad la visión inicial cambiará substancialmente. Llegará para quedarse.

VOCABULARIO DEL CARNAVAL

Año Viejo: Muñeco alusivo a personajes públicos o situaciones sociales. Su desfile el 31 de diciembre en las calles de San Juan de Pasto se realiza mediante un lenguaje satírico e irónico que simboliza hechos del año que termina.

Carroza: Auto alegórico acondicionado que transporta a jugadores ataviados con disfraces acordes a mitos, leyendas, personajes o paisajes.

Murga: Grupo de músicos que se desplazan interpretando sus instrumentos y coreografías al rìtmo de temas festivos

Senda del Carnaval: Espacio público establecido por la Alcaldía de San Juan de Pasto y delimitado por donde se efectúa el desfile del Carnaval

Guaneña: Representa la laboriosidad y tesón de la mujer nariñense

Pericles: Encargado de dar la bienvenida a los visitantes. Invita al juego limpio de convivencia, fraternidad y respeto. Su vestuario es elegante con sombrero de copa alta, camisa blanca, con corbatín,
saco leva negro, pantalón gris a rayas y zapatos de charol negro. Porta bastón.

Reina del Carnaval y de la Alegría: Elegida democráticamente. Es la embajadora de la fiesta cultural. Es la responsable de promocionar y difundir la fiesta popular a nivel nacional e internacional.

Mayor Informaciòn
Carlos Augusto Villota
E mail carlosvillotasantacruz@yahoo.comar
Celular 315 3540770 fijo 3689620 Bogotá

 


 ENLACES RELACIONADOS 

Carnavales de "Negros y blancos" en Nariño, Colombia Pasto, Ipiales,..

 

 

Noticias mundiales de última hora

ipitimes.com

 

 

Coca-Cola Oceanspray

 

 

NEW YORK - PARIS - IPIALES

 

Todo E-Mail a: ac@ipitimes.com