IPITIMES.COM presenta: CARNAVALES DE NEGROS Y BLANCOS

5 y 6 de enero en IPIALES, Nariño, Colombia

powered by www.ipitimes.com  /IPIALES/New York, USA - 2006 

  IPIALES, NARIÑO, COLOMBIA - GENTE DE IPIALES - TURISMO NARIÑO

   2 3 4

Archivo de la Revista "NARIÑO" - Ipiales - Nariño - Municipios, corregimientos,..

BANDA MUNICIPAL DE IPIALES


AÑOS VIEJOS DE IPIALES 2006 - VIUDA

CARNAVALES DE NEGROS Y BLANCOS EN IPIALES - 6 de enero, Carnaval de Blancos - VERSION 2006 - por Arturo Coral-Folleco,  www.ipitimes.com

 

Recorrido: desde la Avenida Olímpica hasta la calle 4a. / 10:00 AM

Publicación en tiempo real (instantaneamente) desde Ipiales para el mundo.

 

6 DE ENERO DIA DE LOS BLANCOS

 

En el año de 1607 en la Nueva Granada en la presidencia de Don Juan de Borja hay un levantamiento de los negros esclavos en la población de Remedios (Antioquia); este hecho paraliza el trabajo en la minas y causa un eminente peligro de ésta protesta y ejemplo fuera imitado en otras regiones del país, como en efecto sucede.

 

El levantamiento de remedios fue recordado mas tarde por los negros esclavos que trabajan en el estado soberano del Cauca, “fue así como cierto día los negros de Popayán se presentaron ante la sociedades, pero no en son de revolución, sino pacíficamente a demandar se les diera un día libre en el año, en reciprocidad al duro, agotador y tremendo laborar durante los doce meses del año”. La voz de la negrería fue aceptada por los representantes de su majestad y la petición puesta en conocimiento del rey.

 

La solicitud tuvo eco por parte del rey Felipe III de España, quien señaló el cinco de enero, víspera de la fiesta de los santos reyes magos, como un día libre para la gente de color, y como un homenaje al santo rey Melchor de la raza negra. 

 

La noticia se difundo en Popayán y así fue como se declaró día libre el CINCO DE ENERO “pero libre de verdad” para los negros esclavos, quienes al tener conocimiento de la “paternal y real determinación”, se lanzaron a las calles y enloquecidos danzaban y gritaban, llevando en sus manos carbones con los que tiznaban a todo ser viviente, de manera especial a la gente blanca, pues los africanos deseaban que todos los noble moradores de Popayán fueran ese día negros como ellos.

 

Una alegría desbordada, desconcertante inmensa, inundaba a los esclavos negros, todos vestían sus típicos ropajes de collarines, que guardaban por allí, como un recuerdo de su lejana, amada y tropicalísima África. La música negra, los cantares del continente de color, enloquecían a la libre negridumbre. Los blancos se contagiaron de la alegría de los negros y entraron a participar sin remilgos de la animada y pintoresca fiesta: ¡los negritos! Sin embargo, la noble alcurnia no fue propicia, ni estuvo preparada para una fiesta popular de semejante magnitud.

 

Por aquella época el territorio del departamento de Nariño, formaba parte de lo que era el estado soberano del Cauca, por lo tanto, las relaciones que las gentes del sur del país tenían con la “metrópolis”, era muy estrecha, tal como las que ligan a Pasto con Ipiales; natural eran quienes viajaban de Pasto y Popayán trataban de hacerse a las costumbres de las gentes de esa ciudad. 

 

Fue de esta forma como ingresaron las fiestas de los juegos de los negritos, cuyo origen viene de la ciudad de Popayán y mas tarde fue recogido y aumentado por los pastusos, constituyéndose en la fiesta mas atractiva y alegre de la ciudad de Pasto y posteriormente de todo el departamento de Nariño, eso ocurre en la mitad del siglo XIX aproximadamente. 

 

José María Cordobés Maure en sus reminiscencias de Santa Fe de Bogotá refiriéndose a los sucesos de la fecha anteriormente descrita en Pasto dice: “…Pero cuando sentimos que se estrellaban contra nuestros pobres cuerpos las bolsas de aserrín o ceniza con miel, hollín barniz y otros ingredientes semejantes quedamos aturdidos y no sabíamos que hacer...”, en otra parte expresaba “...Tal es el resumen de lo que pasa en las diversiones del carnaval de Popayán hacia el sur, que todos se vuelven locos y las mujeres recurren a todos los medios para embadurnar a los hombres…” En esta óptica el origen del carnaval Andino de negros y blancos se debe buscar en la génesis misma del pueblo nariñense, en el análisis cuidadoso de sus elementos que se fundieron en este gran crisol de etnias que formó nuestra identidad y que dió como resultado ese maravilloso sincretismo cultural. 

 

Se asimilan las fiestas con ellos todo un ramillete de juegos y danzas que eran fieles demostraciones de la cultura del África; España con las cabalgatas las corridas de toros, las peleas de gallos, los tendidos las juras de pendón y costumbres de nuestra cultura aborígenes llegan de ritos y ceremonias religiosas. Esta trilogía de culturas y su función nos dió como resultado unas fiestas con unas características muy especiales. 

 

“Desde tiempos remotos, nuestros pueblos indígenas aprendieron a combinar el trabajo con la fiesta y con los ciclos solares o lunares; diciembre, cama Yquiz, mes de los ensayos y representaciones; enero, Pura Opia Yquiz, mes de las corridas”. 

 

Lo anterior nos indica que antes de la conquista, nuestras culturas aborígenes ya venían combinando el trabajo con la diversión en cierta época del año; sobre todo en tiempo de cosechas lo dedicaban al jolgorio y la diversión. Esta lectura se constituye en un elemento importante para la posteridad. 

No se puede afirmar entonces que el carnaval viene con los conquistadores sería desconocer el legado histórico y cultural de los antepasados, mucho antes los nativos lo habían adoptado y se dedicaban a esta práctica, no en la forma que lo tenemos hoy pero si con muchos elementos que ellos utilizaban. 

 

El juego de los negros esta directamente relacionado con la celebración de las llamadas “fiestas reales” que desde mediados del siglo XVII se propagaron en lo que hoy son los departamentos de Nariño y Cauca.

 

Eso significa que en estas tierras el terreno estaba preparado para desarrollar estas fiestas con la llegada de los españoles mas tarde los esclavos africanos se estructuró este festejo dándose una mezcla sincrética de culturas de Europa, África, y América. Quien trajo estas costumbres a Pasto y luego se institucionalizó en todo el departamento se supone que fue gente dedicada al intercambio comercial entre estas dos regiones: hacia el año de 1854 aproximadamente Pasto tenía sus fiestas se prevé que en Ipiales tardaría unas dos o tres décadas para adoptar esta costumbre. 

 

“No se tiene conocimiento de quien o quienes trajeron esas tradiciones a Ipiales pero suponemos que el contacto comercial de estos pueblos haya sido el vehículo que permitió a Ipiales quedarse con esa costumbre o tradición”

 

Los carnavales de Ipiales no se tiene fecha exacta cuando se iniciaron, se cree que la génesis se remonto a finales del siglo XIX o principios de siglo XX; para el historiador Armando Oviedo Sambrano presume que se inició mucho antes. En el inicio del carnaval se jugaba muy desordenadamente: Hacia el año de 1950 los carros repletos de gentes que subían y bajaban por la calle real; muchachos que recogían serpentinas hombres y mujeres pintados de blanco y negro y una docena de heridos por los enmascarados (el inicio del carnaval la máscara o careta era un elemento simbólico que utilizaban para esconder la identidad y simbolizaba el desdoblamiento del ser). Símbolo que se ha permitido en la actualidad y o a sido remplazado. 

 

De mi niñez me acuerdo que salíamos a las calles y nos pintábamos de negro con unos tubos de cosméticos hechos de carbón y cubiertos con papel dorado de diversos colores fosforescentes que traían de Pasto; la gente mas pobre molía carbón mezclado con agua y manteca de cerdo otros en cambio nos acostumbrábamos a elaborar cosmético quemando papel gaceta y revuelto con vaselina simple. El carnaval por aquella época también se jugaba con flores, se echaban unos a otros con profundo respeto era una manera de conocerse, hacerse amigos y hasta llegar a tener noviazgos como sucedía en muchos casos. 

 

En Ipiales el carnaval se jugaba con cadillo (flor pegajosa que abundaba por las afueras de la ciudad), se echaba en la cabeza y al otro día había que cortarse en muchas ocasiones el cabello, para librarse de la flor pegajosa; también se jugaba con abrojos (especie de pepas espinosas que se adherían al cuerpo o al cabello con facilidad y que abundaban en la región,  desafortunadamente hoy se ha perdido esa especie); achiote (fruto que da color a la comida nos pintábamos de rojo hasta la saciedad). 

 

La gente le pedía el favor a una dama, caballero ¡por favor una pintita! Si la persona le concedía procedía a pintarla, caso contrario no lo hacía, es decir, en este sentido había un respeto único, valor éste que se ha venido perdiendo con el tiempo; debemos jugar al carnaval con civismo, altruismo, educación, respeto, sobre todo al turista para que se lleve una buena impresión e imagen de nuestra tierra. 

 

La gente de alta clase social jugar el carnaval montadas en caballos en las famosas cabalgatas echando cosmético y tomando aguardiente, desde los balcones lanzaban serpentinas, los choferes por su parte, que trabajaban en la plaza Boyacá y el parque la Pola hacían competencias sacando los escapes de los automotores y luego de mirar el espectáculo procedíamos a enlodarnos con cosmético, era un poco peligroso al final del día los señores que practicaban las cabalgatas se embriagaban y luego atropellaban a la gente de igual manera sucedía con los conductores; hasta esta época solo se jugaba un día que era el 6 de enero estamos hablando de 1950. 

 

Luego del desfile del 6 de enero la gente jugaba a pintarse con cosmético, tomaba aguardiente y se embriagaba en la calle no había orquesta; claro los únicos que gozaban por aquellos años era la gente pudiente, ellos se reunían en el “club Ipiales” que estaba situado en la “casa grande” del parque 20 de julio, hoy almacén alkosto; por su parte, el pueblo se reunía en el parque en otros casos las familias se iban a escuchar música a sus casas en radiola o tocadiscos. Había una buena orquesta con arpa, pero no se porque no se la contrataba para animar el evento; la orquesta “Morasurco” conformada por artistas ipialeños tampoco se tenía en cuenta para animar la fiesta. 

 

Se celebraba con aguardiente anisado Nariño, posteriormente Galeras y otras marcas que llegaban al mercado; también se consumía aguardiente de contrabando del Ecuador, eso si ha sido una constante desde que yo me acuerdo, al igual que el aguardientito de fabricación casera “charuco” del cual se hacen los famosos hervidos. 

 

En la actualidad se gasta una fortuna en la animación de los carnavales contratando orquestas de fama internacional, soy del concepto que esto se debe considerar; la razón es que la gente no baila, no sale de sus casas, no participa activamente, no sale al parque a mirar y a escuchar a las orquestas, lo hace solo una minoría. Es mejor hacia el futuro contratar artistas nuestros que nos salen más económicos y a la vez incentivamos el talento regional de los artistas que están catalogados como los mejores del continente. 

 

La organización siempre a estado a cargo del municipio a través de la Junta de Festejos y Eventos Populares. Ana Lucia Enríquez, se la eligió por decreto en 1977, la posición del pueblo es que debe ser una reina popular mediante elección destacando su civismo y carisma, se lo hizo por varias ocasiones  donde participaron en el concurso candidatas de los barrios, las organizaciones, clubes y otras entidades; en el año 1978 es elegida la señorita Luz Mari Benavides; el siguiente año 1979 Sandra Riascos Cabrera. En los últimos años decide o impone el alcalde quien será la reina mediante decreto, posición que no comparte el pueblo. 

 

La década de los setenta se caracteriza por cuadros al rojo vivo: suplicio chino, los descabezados, los descuartizados, mucha sangre, quizá esta influencia fue recogida y adaptada del cine y la televisión. De allí en adelante los motivos han ido cambiando de acuerdo a la época tomando como referendo las situaciones del país, los problemas ambientales, los mitos y leyendas, las situaciones que se viven en las fronteras, los fenómenos sociales que producen determinadas crisis, cuadros costumbristas, etc. 

 

Por aquella época se jugaba con cosméticos y serpentina; se utilizaba el sombrero de paja toquilla; más tarde se le introdujo un nuevo elemento que fue el talco producto desconocido para nosotros, muchas personas utilizaron la cal; luego aparece la pistola llena de líquidos, alcohol, alhucema, les lanzan a la gente en los ojos causando atentados contra la integridad física, por esa razón fue prohibido su uso en la década de los 70 aproximadamente; posteriormente sale la carioca que es un producto traído de los carnavales del Brasil y el Ecuador, producto nocivo para el medio ambiente, debe ser rechazado y prohibido por la autoridades como ya se hizo en otras épocas; hoy al juego de los carnavales se le agregó el confetti, los cosméticos de colores, etc. En la década de los setenta era muy característico el disfraz del payaso. 

 

Con la aparición de la familia Ipial en 1966 se nota un cambio en la historia de los carnavales, acabamos con las cabalgatas, las carreras de automóviles y se dio otro tinte al carnaval. Es claro notar por aquella época la diferenciación de clases sociales, situación que persiste hasta hoy en que razón de que la clase media hacia arriba no vive los carnavales; en esa época salen a paseo a descansar en sus fincas absteniéndose de participar.

 

En las siguientes décadas el carnaval adquiere una estructura más sólida, cada carnaval es distinto en muchos aspectos, tiene vida propia, es dinámico, posee características únicas que lo diferencian; el carnaval nace y muere en cada fiesta  para renacer el siguiente año, el carnaval hace parte de nuestra idiosincrasia, forma parte de nuestra vida, es el imaginario colectivo de nuestro pueblo. 

 

El carnaval pese a que el país en general están sufriendo una violencia por el conflicto armado y la crisis económica, sigue. El pueblo no se detiene, continúa adelante y jamás se da por vencido; la gente protesta en forma pacífica jugando a los carnavales y esa protesta por medio de la temática que muestra satirizando y haciendo críticas a los diversos aspectos de la vida social, política, económica, etc. 

 

De esta forma poco a poco se han ido estructurando esas fiestas populares más representativas; el carnaval de blancos y negros en el sur del país. Muchos han sido los protagonistas desde su inicio hasta hoy gente que ha contribuido de una y otra forma para quienes debemos rendirle un homenaje de gratitud y agradecimiento. El carnaval es de todo el pueblo quien lo ha venido construyendo y se ha apropiado pasando hacer parte de nuestra identidad cultural. 

 

Según nuestra costumbre y tradición el día 6 de enero, es el día del juego de los blancos; por lo tanto, el mensaje que dejo al pueblo de Ipiales es que respetemos esa práctica y que la mezclemos con cosméticos de todos los colores como en efecto sucede. No deslegitimemos el juego con el desorden imperante esto forma parte del desconocimiento de lo que es y representa este evento popular no confundamos a nuestros hijos. Este debe ser un propósito de todos ¿será que lo alcanzamos?


www.ipitimes.com

PRESENTA

CARNAVALES DE BLANCOS EN TIEMPO REAL

6 de enero de 2006

 

ALCALDE DE IPIALES DR. LUIS FERNANDO VILLOTA MENDEZ - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

REINA DE LOS CARNAVALES DE IPIALES - STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

REINA DE LOS CARNAVALES DE IPIALES - STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

REINITA DEL CARNAVALITO WENDY YASMIN - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

CARROZA - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

CARROZA - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

BANDA DE MACAS - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

CARROZA - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

ABREO - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

ARTURO CORAL-FOLLECO/ DIRECTOR DE WWW.IPITIMES.COM - 6 de enero - © ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

DANZAS FOLCLORICAS - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

CARROZA - 6 de enero

© ® 2006 - Crédito: www.ipitimes.com por Artur Coral-Folleco

 

Tendremos una galería de fotos con muchas tomas!!

 


 

Prospectiva de los carnavales en Ipiales - Jose Humberto Guerrero

Publicación en la Internet por Artur Coral-Folleco, www.ipitimes.com /New York/Ipiales © ® 2006


STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA, REINA DE IPIALES 2005-2006 - Biografía, entrevista,..

Ipitimes.com /Ipiales / New York -

© ® 2006 - Ipiales, Nariño, Colombia

ac@ipitimes.com


REINA DE IPIALES Y DE LOS CARNAVALES 2006 - STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA


CARMELA SOLIS


 

VIRREINITA DEL CARNAVALITO


QUE VIVA EL 5!!

 

IPITIMES-Página Web principal de Ipiales, Nariño, Colombia


<< IPITIMES.COM

 

 


Artur Coral-Folleco: Webmaster

Todo E-Mail a: ac@ipitimes.com