IPITIMES.COM presenta: CARNAVALES DE NEGROS Y BLANCOS

5 y 6 de enero en IPIALES, Nariño, Colombia

powered by www.ipitimes.com  /IPIALES/New York, USA - 2006 

  IPIALES, NARIÑO, COLOMBIA - GENTE DE IPIALES - TURISMO NARIÑO

   2 3 4

Archivo de la Revista "NARIÑO" - Ipiales - Nariño - Municipios, corregimientos,..

BANDA MUNICIPAL DE IPIALES


AÑOS VIEJOS DE IPIALES 2006 - VIUDA

CARNAVALES DE NEGROS Y BLANCOS EN IPIALES - 5 de enero, Carnaval de Negros - VERSION 2006 - por Arturo Coral-Folleco,  www.ipitimes.com

 

CASIQUE IPIAL-5 de enero de 2006 - 12:07 PM

 

REINA DE IPIALES STEPHANY CAROLIN-5 de enero de 2006 - 12:13 PM

 

CARMELITA SOLIS - 5 de enero de 2006 - 12:15 PM

 

DISFRAZ INDIVIDUAL - 5 de enero de 2006 - 12:20 PM

 

REINITA DEL CARNAVALITO WENDY YASMIN - 5 de enero de 2006 - 12:20 PM

 

Tendremos una galeria de fotos de todo el desfile!!!

 

El carnaval es una expresión de la cultura y el arte popular, se celebran en varios municipios del Cauca, Putumayo y Nariño aunque en Tumaco varía la fecha de realización, se efectúa antes de la semana santa, a la usanza de los carnavales europeos. 

 

Hasta 1946, en Ipiales se jugaba solamente el 6 de enero. El siguiente año 1965, arriba a esta ciudad un ilustre hombre ipialeño que vivía en Pasto y que traía en su mente la influencia pastusa, nos referimos a Segundo Solís el popular “Tango” como se lo conocía, quien después de dialogar con un grupo de amigos los convoca en la “gallera municipal” (hoy barrio la escala) en la residencia de los señores Mirandas, se reunieron las familias Solís y Miranda que tenían gran amistad; en dicha reunión explicó como se jugaba el carnaval en Pasto y que significado tenía la entrada de la familia Castañeda, que eran un grupo de personas que desfilaban cantando, gritando, bailando y haciendo divertir al público. 

 

La propuesta era hacer algo diferente a ellos y darle un giro a los carnavales de Ipiales, la idea era de hacer la entrada triunfal de la familia Ipial, el día 5 enero debía ser la expresión auténtica de nuestro pueblo y simbolizar a la familia ipialeña, jugar con cosméticos negro exclusivamente y el 6 de enero institucionalizarlo como el día de los blancos, iniciativa que se iría cristalizando con el concurso de todos. 

 

Con la aparición de la familia Ipial se notó un cambio trascendental en la historia de los carnavales. La primera aparición en carnavales de la familia Ipial, se da hacia el año de 1966, el trabajo era teatral formábamos números en pareja, e individuales, comparsas, ideas que eran extractadas de los sucesos del año visto en la televisión, periódicos, revistas, etc. Trabajo que era supervisado constantemente por el director. 

 

Los fundadores fueron: Segundo Solís, Alirio, Ligia Carmela Solís; Gerardo Flores, Familia Miranda, Judith Vela Bolaños, Carlos Garzón, Carlos Orbes, Justiniano Pepinosa, Luis y Carlos Ruano, familia Saa Parra, Edgar Riascos, Segundo Pio Tena, Libia y Yolanda Burbano, Carlos y Guillermo López, Rosalía López, Milton y Genardo Cabrera, Ligia Zambrano, Glauco y Harold Miranda, Cruz Revelo, Servio Cevallos, Gerardo Alirio Mejía, Carlos Montenegro “el Tolí”, entre otros. 

 

Al interior de la familia Ipial, existían personas que eran encargadas de generar las ideas; luego las exponían y finalmente nos dedicábamos a trabajar sobre ellas para sacarlas adelante; en el inicio la gente era muy disciplinada, ensayábamos las representaciones con muchos meses de anticipación, si alguien contrariaban las ideas que eran: “reglas de oro” podían hasta expulsarlos, cuando había que meterle la burla, la sátira se lo hacía, pero cuando había que trabajar con seriedad igual se respondía. 

 

Era un grupo heterogéneo por la diversidad de profesiones y actividades que desarrollamos cada uno de los integrantes desde el comienzo nuestra mayor debilidad fue la parte económica para nuestro financiamiento y sostenimiento. Por aquella época salíamos al comercio y mucha gente nos ayudaba, entre ellos Celimo Lucero, Juan Rosero Bolaños, Jorge I. García, entre otros; eso nos servía para comprar los materiales utilizados en las comparsas. 

 

Así fue como nos fuimos convirtiendo en los protagonistas de los carnavales de Ipiales, concursamos con otras comparsas y nos ganábamos el primer premio, ese dinero, el tesorero lo guardaba para el siguiente año lo que nos permitía tener recursos propios; sin embargo, parece que entró la envidia y los demás participantes porque ganábamos los premios todos los años, para la década del 70 nos declararon fuera de concurso y raíz de esta situación la Familia Ipial decidió no participar el 6 de enero, limitamos la participación al 5 de enero. 

 

Pienso que la familia Ipial surgió en el momento preciso y entró a oxigenar el carnaval, además, sirvió para motivar a nuestros artesanos en la participación, fue la familia Ipial una cantera, una escuela de artistas y artesanos del carnaval. Hoy nos sentimos felices porque el carnaval ha evolucionado en todos los aspectos. 

 

Recuerdo que la primera generación de la familia Ipial se entregaba con todo, el único objetivo era divertir a nuestro pueblo, nos arrastramos en el piso, nos cortábamos el cabello, nos esforzábamos por mejorar nuestro trabajo cada año, por mantener la filosofía y la orientación; siempre portábamos el mensaje constructivo, todo esto lo hacíamos con representaciones teatrales y un gran esfuerzo personal y colectivo.

 

El cacique Ipial traía el mensaje para todo el pueblo, el producto de un año de trabajo y se desprendía de los sucesos, acontecimientos a nivel regional, departamental, nacional y mundial. Nuestro director escribía los libretos de la actuación utilizando elementos de nuestra cultura dándolo a conocer a nuestro pueblo y las autoridades respectivas. El objeto de la creación y representación de la familia Ipial, era hacer una remembranza de las culturas de este terruño. 

 

En la actualidad la Familia Ipial se ha olvidado de su orientación, de su filosofía y pensamiento; en mi concepto, la Familia Ipial de este momento carece de estructura y le faltan muchos elementos de nuestra cultura de los pastos, por eso digo con respeto: a la primera generación de la primera familia Ipial difícilmente será superada porque nosotros construíamos procesos y planificábamos con mucha anterioridad el trabajo; considero que la familia Ipial de la actualidad debe tener en cuenta estos aspectos, le hace falta más preparación y sobre todo ilustración, conocimiento de cual es el verdadero significado de esta familia que idealiza a los ipialeños y debe ser un símbolo cultural. Nosotros jamás improvisamos nos preparábamos con anterioridad y considero que se debe abrir la cobertura de participación, la familia Ipial no debe limitarse exclusivamente a la familia Solís, sino que debe abrir el espacio para que se integren más familias y de esta forma fortalecerla. 

 

No solo debemos pensar en el desfile, sino que la familia Ipial representa nuestra identidad cultural, es decir, lo que somos, la síntesis de este bagaje cultural lleno de costumbres, valores, ritos, mitos , leyendas, tradición que están inmersas en nuestro folclor. Por esta razón, para realizar una representación de la familia Ipial, debemos ahondar en la parte del conocimiento y la investigación histórica de lo que fuimos la vestimenta debe de estar en concordancia con nuestros antepasados, de igual forma los elementos que acompañan a cada actor deben de ser típicos, la danza coreográfica, los pasos, la música y en general toda la estructura. 

 

En cuanto a la evolución de la familia Ipial, Ricardo Solís expresa lo siguiente: “los antiguos fundadores de la familia Ipial fueron muy creativos, lastimosamente envejecieron pero detrás de ellos han quedado sus hijos, nietos toda una generación; somos concientes que de este tiempo acá se ha descoordinado un poco, los descendientes hemos tratado de retomar sus pasos y continuar aunque reconocemos que la evolución ha sido muy lenta”. 

 

“El futuro lo decide el apoyo económico que nos brinde los estamentos gubernamentales, sino existe apoyo suficiente, pues se debe pensar si continuamos. Este año estuvo muy pobre, nos recortaron el presupuesto y para poder participar nos ha tocado colocar de nuestro bolsillo”.

 

Estas afirmaciones de un integrante de la familia Ipial nos conduce a pensar que definitivamente se debe reestructurar en todos los sentidos; el apoyo y el aporte no solo le corresponde a la entidad municipal, sino a los coterráneos puesto que esta familia se constituye en nuestro patrimonio cultural y como tal debemos darle ese estatus que se merece con una orientación que este acorde en el nuevo siglo. 

 

Recordemos lo que fue el 5 de enero en este año. Se inició con el desfile de la familia Ipial muy débil en su estructura y conformación, evento que tuvo el acompañamiento de las murgas que valen la pena resaltar; de igual forma la participación de las entidades del municipio que colocaron la nota musical, el colorido y la alegría típica de los carnavales. Participaron las murgas de limitados físicos, INSERVI, Empobando, Teleobando, Salud Pública, rumberos de Puenes, los bufones del carnaval, entre otros; también cave resaltar la participación del grupo Cabal con una comparsa titulada los Indios Tobies” (cultura boliviana) que se lució con un centenar de bailarines desplegando una coreografía espectacular y atractiva, un vestuario excelente y a lo largo del desfile animó el carnaval de negros. 

 

El 5 de enero esta dedicado exclusivamente a la entrada de la familia Ipial; sin embargo, en la última década este día se ha visto menguado por la participación y la organización general del carnaval. Tendrá que ingeniarse nuevas formas para revivir esta época. La familia Ipial debe ser respetable, tener mucha credibilidad y cada año llegar con un mensaje claro; el cacique Ipial debe ser un personaje conocido, idóneo, respetado admirado y ser elegido anualmente por los méritos que haya realizado durante el año en materia cívica, comunitaria, deportiva cultural, etc.

 

Se debe pensar en una institución educativa a la cual se le puede asignar la organización de este día y encomendar la estructuración de una nueva Familia Ipial la cual se renueve y adapte a las circunstancias actuales, tomando como referencia el pasado, asimilando el presente y proyectando el futuro.

 

Otra propuesta respecto al tema es en el sentido de dignificar la cultura de nuestros antepasados y hacerla conocerla de manera real, sin timidez, la grandiosidad de sus ancestros, de sus costumbres y creencias de su organización social, alimentos vestidos etc. La entrada de la familia de los pastos permite dar una lección práctica de historia regional, para no distorsionar a la niñez y juventud la visión de nuestros aborígenes. Para llevar a efecto existe un grupo de jóvenes que quieren desarrollar el proyecto, sin desmeritar el trabajo realizado por los integrantes de la actual familia Ipial.

 

De esta forma queda abierto el debate respecto al cambio, estructuración, reingeniería de la familia Ipial, estamos de acuerdo con todos los Ipialeños en hacer un replanteamiento total. La última palabra respecto al asunto planteado la tiene el pueblo de Ipiales, los artesanos del carnaval y la organización general del carnaval.

 

Publicación en la Internet por Artur Coral-Folleco, www.ipitimes.com /New York/Ipiales © ® 2006


STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA, REINA DE IPIALES 2005-2006 - Biografía, entrevista,..

Ipitimes.com /Ipiales / New York -

© ® 2006 - Ipiales, Nariño, Colombia

ac@ipitimes.com


REINA DE IPIALES Y DE LOS CARNAVALES 2006 - STEPHANY CAROLIN NARVAEZ VILLOTA


CARMELA SOLIS


 

VIRREINITA DEL CARNAVALITO


QUE VIVA EL 5!!

 

IPITIMES-Página Web principal de Ipiales, Nariño, Colombia


<< IPITIMES.COM

 

 


Artur Coral-Folleco: Webmaster

Todo E-Mail a: ac@ipitimes.com